Relación

Método comparativo

El Señor del Séptimo

El señor del séptimo debe ser fuerte y bien aspectado. Colocado en la primera casa, puede debilitar la relación al mantenernos enfocados en nosotros mismos o en nuestro propio trabajo en la vida. En este caso, el indicador de relación permanece en el campo del yo. El señor de la séptima en la primera casa es común en las listas de personas que no se casan.

En la segunda casa, el séptimo señor puede hacer que tratemos la relación como una función del trabajo o del sustento. También puede generar ingresos o adelantos materiales a través de la relación. Pero puede mostrar daño a la pareja, ya que es la octava casa desde la séptima.

Ubicado en la tercera casa, el séptimo señor puede hacernos independientes e impulsivos en nuestra relación. En el cuarto, suele ser bueno para la armonía marital y muestra una mente receptiva. Es particularmente bueno para las mujeres. En el quinto, da un fuerte carácter romántico y un posible matrimonio amoroso. En el sexto, puede indicar una pareja enferma, dificultades en la relación o algún trabajo con la pareja.

En el séptimo, es bueno socialmente pero no necesariamente personalmente y debe ser juzgado por su naturaleza. El señor del séptimo en el séptimo es bueno para benéficos como la Luna, Mercurio, Venus y Júpiter. No es bueno para maléficos como el Sol, Marte y Saturno a menos que se combinen o estén fuertemente aspectados por benéficos.

El señor del séptimo en el octavo puede dar problemas de salud a través de la relación o pérdida a través de la pareja, a veces la pérdida de la pareja. En el noveno, generalmente es bueno y muestra una conexión espiritual o dhármica, o gracia a través de la relación.

En el décimo, muestra un socio prominente o poderoso, con quien uno puede compartir su carrera o posiblemente trabajar para él. En el undécimo, muestra más de un matrimonio y fuertes metas o logros a través del matrimonio. En el duodécimo, puede indicar placer secreto o dolor secreto en sociedad.